Mi función como abogada es ayudar a mis clientes a solucionar sus problemas, teniendo en cuenta todo lo posible para sus intereses. En mi papel como asesora, estudio en primer lugar el origen del problema, analizo después junto a los clientes las pretensiones a conseguir y desarrollo finalmente soluciones que tendrán en cuenta la posible actuación ante Tribunales.